Estema

Rollaction

Blog

ESTEMA, estética y terapias naturales

VÉRTIGO ¿y esto no lo saben lo médicos?

¿Fármacos, o solución?

Un niño de 11 años con un estado de salud excelente, durante sus vacaciones de verano y mientras jugaba con sus amigos y comienza a tener un desequilibrio importante que le hace caer al suelo una y otra vez. Después de varios minutos y tras comprobar que el niño está estable y con total normalidad estirado, se intenta poner en pie y de nuevo se vuelve a desplomar.

Se le traslada a un prestigioso Hospital, donde durante tres días se le practican una infinidad de pruebas médicas con el fin de identificar el origen del problema, TAC, RMN, electro…, analíticas de sangre y orina… y por supuesto visita del Otorrino que descarta cualquier problema de oído. Todas estas pruebas salen negativas sin encontrar el motivo del desequilibrio, mientras tanto el niño continúa igual.

Diagnóstico médico: El equipo médico que ha atendido al niño le da el alta con el único diagnóstico de que ¡El niño quiere llamar la atención!

¿Cuál era el problema real?

Origen: Compresión de las arterias vertebrales debido a la rectificación de la lordosis o curvatura cervical como consecuencia de una gran tensión muscular, provocada por una contracción exagerada de toda la musculatura cervical y trapecios sobre los cuerpos vertebrales.

Estas arterias vertebrales atraviesan toda la columna cervical a través de los agujeros trasversos de todas las vértebras cervicales, hasta llegar a la cara inferior del encéfalo, donde se unen para formar la arteria basilar, ambas irrigan el cerebelo, parte del encéfalo y su tronco y el  oído interno donde se encuentra el sentido del equilibrio.

Cuando se rectifica la lordosis cervical, los agujeros transversos se desalinean y es entonces cuando se produce la compresión de estas arterias. El desequilibrio y vértigo son los primeros síntomas que se manifiestan cuando disminuye el riego sanguíneo en cerebelo y oído interno.

Aarterias vertebrales

Signos y Síntomas: Los más frecuentes son desde muy leves como un ligero mareo, hasta un vértigo importante con una sensación real de que estamos girando en círculos a una velocidad importante, pérdida de equilibrio y pérdida de conciencia, también pueden aparecer las náuseas y el vómito. Estos síntomas aumentan con la flexión posterior o el giro del cuello ya que acentúa la compresión sobre las arterias vertebrales.

 

¿Cuál fue el tratamiento realmente efectivo?

Se realizó un masaje profundo en toda la espalda, pero incidiendo de forma importante en toda la musculatura de la zona cervical, trapecios, ambas escápulas y musculatura paravertebral hasta lograr un equilibrio total eliminando todas las contracturas.

Al recuperar todos los músculos afectados su longitud anatómica, estos permiten que las vértebras cervicales recuperen de nuevo su posición, los agujeros transversos vuelven a alinearse y desaparece la compresión sobre las arterias, dejando de nuevo vía libre a una irrigación correcta al oído interno.

Resultado: El masaje se realizó por la noche antes de irse a dormir el niño, comprobando que efectivamente existía una rigidez muscular muy importante. El resultado fue una mejoría del 100% en 12 horas. Al día siguiente el niño estaba totalmente estable y pudo continuar sus vacaciones con absoluta normalidad.

 

¡La gran pregunta!

Los casos de vértigo, desequilibrio, cefaleas… son muy frecuentes en mi consulta y son tan fáciles de solucionar como lograr un equilibrio muscular en toda la espalda y musculatura afectada.

Cuando se llevan años sufriendo estos problemas y el paciente comprueba que existe una solución definitiva y tan fácil surge la pregunta: ¿y esto los médicos no lo saben?

Aquí sí quiero ponerme del lado de todos los profesionales que realmente buscan la solución al problema del paciente, ellos no son responsables de la formación que reciben y están convencidos de que sus herramientas (fármacos) y su sistema es el más adecuado. El problema radica en los que deciden qué formación se impartirá al profesional de la medicina en sus diferentes ramas, y aquí topamos con el poder, (dinero) ¡las grandes farmacéuticas!

El motivo de esta formación “capada” es muy sencillo, ellos fabrican fármacos y su máximo interés no es nuestra salud, sino la venta masiva de su producto, por lo tanto todo lo que signifique una solución terapéutica sin fármacos no interesa.

No hay comentarios

Haz tu comentario